You are here

El "relojito" acumula plomo en forma de gránulos en el riñón.

 

El relojito (Dosinia exoleta (Linnaeus, 1758)), o almeja de reloj, de gran tamaño lleva tiempo sin poder extraerse en las rías gallegas debido a que su contenido en plomo (Pb) supera los límites legales para el consumo humano. Esto es debido a una particularidad de esta especie, que forma concreciones de fosfato cálcico en sus riñones en las que acumula este metal. Cuanto más grande y más viejo es el individuo, más "piedras" tiene en el riñón, y más Pb habrá acumulado durante su vida, por eso los ejemplares más pequeños todavía pueden consumirse.

rel_01-03.jpg

Un estudio reciente realizado por nuestro grupo de investigación indica que el Pb contenido en el reloj no es asimilable por los consumidores, lo que se vió en un estudio de transferencia trófica al camarón (Palaemon serratus (Pennant, 1777)). Los camarones, tras haber ingerido riñones de reló en la dieta durante 1 mes, con una concentración de Pb más de 1000 veces superior a la de sus tejidos, no mostraron acumulación de este metal, no habiendo diferencias con las concentraciones observadas en camarones control alimentados con moluscos libres de Pb.

¿Podría ocurrir lo mismo en otros consumidores, como por ejemplo en los mamíferos?.

 

 

Button: 

© 1995-2017 Equipo de investigación ECOTOX.